¿Qué vino tomar con carnes rojas?

¿Qué vino tomar con carnes rojas?

Vino tinto dulce

Todos sabemos que un vino bien elegido puede convertir una buena comida en algo increíble. Sin embargo, acertar con esa combinación puede ser un campo de minas. Por eso, para ahorrarle un poco de tiempo la próxima vez que piense en qué vino acompañar su asado, filete o guiso del domingo, le ofrecemos un práctico desglose sobre cómo maridar la carne y el vino como un experto.

Tanto si se trata de un asado dominical bañado en salsa, como de un clásico filete con patatas fritas o un magnífico bourguignon de ternera, la carne de vacuno es una de las favoritas desde hace mucho tiempo en Gran Bretaña. Además, es perfecta para acompañarla con una copa de vino tinto.

El Malbec es un maridaje muy conocido para el bistec, especialmente para los cortes más magros. La audacia del vino es más que capaz de soportar las texturas de la carne, al tiempo que ayuda a resaltar sus deliciosos sabores. Pruebe una botella atrevida de Argentina, donde la carne de vacuno es un componente clave de la cocina tradicional del país. El corte de la carne también puede requerir un tinto más atrevido o más ligero. Los cortes más grasos, como el costillar, pueden beneficiarse de un vino más robusto y atrevido, con más taninos.

Qué vino tinto combina con la carne de vacuno

Hay algunos maridajes icónicos que están grabados a fuego en nuestra conciencia colectiva. Mantequilla de cacahuete y mermelada. Salado y dulce. Vaqueros y camisetas. Botas de vaquero y sombreros de diez galones.

Un buen vino puede aportar una acidez y un dulzor deliciosos que combinan perfectamente con la mantequilla salada, grasienta y umami de un filete. Tome un gran trago y deléitese con la sensación de sabor que produce el maridaje de un vino con un bistec.

Tanto si está celebrando una ocasión especial, como un aniversario o un ascenso en un asador, y comiendo un filete de ternera Wagyu envejecido en seco, como si simplemente está viviendo su mejor momento y cocinando un filete de buey un martes por la noche, darse un capricho es mucho mejor cuando sabe que tiene el vino perfecto para maridar con su tierno filete.

¿No es un aficionado al vino? ¿No está seguro de cómo identificar los diferentes tipos de filete, o de cómo elegir entre las parejas perfectas? No se preocupe. Los maridajes no son sólo cosa de artesanos y sumilleres presumidos: con un poco de conocimientos básicos e información sobre el bistec y el vino, puede crear una experiencia de sabor realmente inolvidable, incluso en la comodidad de la cocina de su casa. Siga leyendo y descubra cómo.

Vino blanco con carne blanca

Uno de nuestros invitados me regañó recientemente por esto. Había elegido el filete de nuestro Menú de Lujo, y no podía decidir con qué vino acompañarlo. «¡Claro, si escribieras un blog sobre vinos y carnes rojas en lugar de vinos y pescado, que nunca como, no tendría este problema!», me dijo.

Haga coincidir la intensidad de la carne con la del vino. Por ejemplo, si va a comer un bourguignon de ternera o un estofado preparado con solomillo, regálese un medio más atrevido como el Sangiovese.

Los cortes más grasos funcionan mejor con tintos más atrevidos y con mayor nivel de taninos. El tanino «raspa» la grasa del interior de la boca, ayudando a que el sabor explote con cada bocado. Si está comiendo un filet mignon, un filete de falda o un ribeye, acompáñelo con un Barolo o un Cabernet.

Si acompaña su cordero con una salsa, también debe tenerlo en cuenta en su elección de vino. En este caso, acompañe la salsa con el vino y seleccione un tinto de cuerpo medio con un tanino más suave. Algunos ejemplos son el Malbec, el Syrah y el Verdot.

Vino tinto con carne roja

El invierno es la estación en la que quizá esté pensando en una costilla de primera, un solomillo asado u otra receta especial de carne de vacuno para una cena navideña. O tal vez el frío le haga desear un guiso de carne a fuego lento. Y lo más probable es que esté pensando en servir vino tinto con esa carne. ¿Pero qué tinto? Sin duda, hay algunos que funcionan mejor que otros, dependiendo del plato, pero la buena noticia es que tiene mucha flexibilidad. A continuación, te explicamos cómo hacer grandes combinaciones.

El vino tinto sabe bien con la carne debido a la interacción entre los taninos del vino y las proteínas de la carne. Los taninos son compuestos que se encuentran en todos los vinos tintos y proceden principalmente de los hollejos y las semillas de las uvas, así como de las barricas en las que se ha envejecido el vino. Proporcionan al vino tinto un potencial de envejecimiento y son una parte esencial de la estructura y el equilibrio de un vino.

Por sí solo, un vino tánico puede resultar áspero y astringente (imagínese un té remojado demasiado tiempo). Pero en cuanto los taninos se unen a las proteínas, todo cambia. Una copa de Cabernet Sauvignon joven y tánico no es la mejor opción para prolongar la cena, pero si se toma un sorbo después de un bocado de filete a la plancha, se obtiene una combinación que hace la boca agua.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad