¿Qué representa el champagne?

Celebración del champán

La historia del champán se remonta al siglo XVI.  Mucho antes de que empezáramos a beber burbujas para recibir el año nuevo, los aristócratas europeos descorchaban botellas en sus fiestas reales.  La historiadora Kolleen Guy, en su libro sobre la historia del vino, afirma que en aquella época sólo la élite bebía champán porque era muy caro. Beber champán como tradición de celebración ha perdurado durante siglos, ya que el Año Nuevo pasó de ser una fiesta religiosa a una secular. «Después de la Revolución Francesa, pasó a formar parte de los rituales laicos que sustituyeron a los antiguos rituales religiosos», explica Guy a LiveScience. «Se podía ‘bautizar un barco’ sin sacerdote, por ejemplo, utilizando el ‘agua bendita’ del champán».

Por qué el champán es tan especial

El romance no está ligado a la clase social, aunque durante la mayor parte de su historia, el champán, la bebida por la que se brinda como la más romántica del mundo, ha sido la reserva de la élite adinerada. Estas connotaciones románticas y valerosas se remontan a finales del siglo XVIII y fueron impulsadas por las fuerzas de la clase y el gusto social, lo que aumentó aún más el estatus del champán. Al principio de su historia, la Champenoise asociaba sus vinos, muy populares, con los reyes y la nobleza francesa. Más tarde, durante la Francia posrevolucionaria, buscaron formas únicas y emprendedoras de comercializar sus vinos entre las clases medias emergentes de Europa.

A lo largo de la Belle Époque (1871-1914), el champán se promocionaba en etiquetas y carteles con elaboradas y coloridas imágenes de lujo, celebración y frivolidad, en marcado contraste con las conservadoras etiquetas de otras importantes regiones vinícolas. Las etiquetas de las botellas se decoraban con homenajes a momentos importantes de la vida, creando así una poderosa narrativa y un aura mítica en torno al champán.

Pero fue la asociación con temas femeninos lo que más llamó la atención y lo que hizo que el champán fuera un vino tanto para hombres como para mujeres. Mientras que los ricos vinos tintos de Burdeos y Borgoña se consideraban masculinos y melancólicos, el champán tenía elegancia, gracia y estilo. Sus representaciones del amor, la pureza y la ternura atraían a las mujeres y a las parejas jóvenes a través de encantadoras imágenes de compromiso, flores, matrimonio o el bienvenido nacimiento de un niño. Este tipo de simbolismo romántico apuntaló la universalidad del champán y aseguró su estatus como símbolo por excelencia de moda, patriotismo, ardor y distinción.

La importancia de hacer estallar el champán en las bodas

El champán ha ocupado un lugar destacado en la cultura popular durante más de un siglo, debido en parte a una larga historia de marketing eficaz y colocación de productos por parte de las principales casas de champán y sus representantes, como CIVC. Con el tiempo, esto creó una asociación del champán con el lujo y la exclusividad[1]. La popularidad y los atributos positivos asociados al champán han hecho que muchos otros productores de vino espumoso que no se encuentran en la región vinícola francesa de Champagne utilicen incorrectamente el nombre «champán» para describir sus vinos[2].

Aunque el vino espumoso se inventó en la zona de Limoux, en Languedoc, en 1535, el vino que hoy conocemos como Champagne se produjo por primera vez en la región francesa del mismo nombre hacia 1700. Desde hacía siglos, el vino tranquilo de la región se servía en las fiestas de coronación de toda Europa y la aristocracia francesa lo ofrecía como homenaje a los reyes extranjeros, asociaciones con la celebración y la ocasión que perduran hasta nuestros días.

Cuando se introdujo el método champenoise en la región, su fácil asociación con el lujo y el poder hizo que el singular vino espumoso de Champagne pasara a primer plano. Los principales productores dedicaron una gran energía a crear una historia y una identidad para su vino, asociándolo y asociándose con la nobleza y la realeza. Una cuidadosa publicidad y marketing asociaron el champán con el prestigio, el lujo, las fiestas y los ritos de paso, coincidiendo con una clase media emergente que buscaba símbolos de movilidad ascendente[3].

Significado del champán

Cristal nació a petición del zar Alejandro II de Rusia en 1876. El zar era desde hacía mucho tiempo un amante del buen champán, y era un fanático del champán Louis Roederer. Se dirigió a la Maison y les pidió que crearan un champán especial para su consumo personal, un champán que representara la cima absoluta de la calidad. Louis Roederer se encontraba en una posición única para poder cumplir este deseo porque, a diferencia de las demás casas de champán que compraban la mayoría de sus uvas a una multitud de pequeños productores, Louis Roederer había adquirido sus propios viñedos en la década de 1830. Esto significaba que no sólo tenían un control total sobre el cultivo de las uvas y, por tanto, sobre su calidad, sino que, al haber trabajado íntimamente con sus viñedos durante 40 años, sabían exactamente qué parcelas proporcionaban sistemáticamente las uvas de mejor calidad.

De este modo, la Maison pudo aislar estas parcelas de uva para elaborar lo que se convertiría en la cuvée de prestigio original exclusivamente para el Zar y su corte. En el siglo XIX, un sistema de codificación por colores indicaba la calidad y, como es lógico, se utilizaba el oro para designar los mejores vinos, de ahí la icónica etiqueta y cápsula doradas. Como colofón, el Zar pidió que cada botella fuera un decantador de cristal, ya que (o eso se rumorea) el cristal transparente, en lugar del oscuro, le permitiría ver si se había añadido veneno al champán. También pidió que la batea, la profunda hendidura en la base de una botella de champán, fuera sustituida por un fondo plano para evitar que se escondieran bombas en ella. Su paranoia no carecía de fundamento, ya que la mitad de los doce zares anteriores habían sido asesinados, un destino que también le esperaba al propio Alejandro II a pesar de su cautela.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad